Falleció la gran actriz y ex presidenta de Chileactores, Liliana Ross

El pasado 11 de junio vivimos uno de los momentos más tristes en la historia de nuestra Corporación. A los 79 años falleció Liliana Ross, actriz y mujer imprescindible en la escena nacional y en el compromiso la defensa de los derechos de  propiedad intelectual de los artistas audiovisuales.

Durante los 10 años que Liliana lideró Chileactores, le dio forma a esta Corporación, consiguió firmar los primeros Convenios de Tarifas con los canales de televisión y con ello generar conciencia sobre la importancia de respetar el oficio actoral y el de todos los intérpretes audiovisuales.

Compartimos con ustedes, las palabras que Esperanza Silva le dedicó a  Lili Ross.

 


Liliana Ross
1939-2018

Liliana Ross contaba divertida que varios años después de filmar la teleserie “Machos” viajó a Rusia. Y ahí estaba turisteando en una plaza de San Petesburgo, mirando las estolas que colgaban en unos puestos cuando una de las vendedoras le preguntó en un inglés chapurreado: “You are an actress?”, “Yes”, respondió Lili.  Y la mujer tomó aire antes de abrazarla de sopetón mientras gritaba llorando: “You are one of Machos!”.

Cuando la actriz, profesora, dramaturga, productora y directora recordaba este tipo de anécdotas, jamás lo hacía subrayando lo conocida o famosa que era. Eso le daba igual porque para Lili, los saludos, los abrazos, las selfies y los aplausos eran ante todo muestras de cariño. “Cosa que es mucho más importante que la plata”, decía.

Italiana de tierra, sangre y corazón, dejó la Génova deprimida de fines de la Segunda Guerra Mundial para instalarse junto a toda su familia en Santiago.  Aquí creció internalizando este nuevo mundo “sin edificios antiguos” y con demasiada conciencia de que como buena niña inmigrante no podía jugar mucho.

A pesar del rigor y esfuerzo de su infancia, Lili siempre se enorgulleció de su familia, esa que le enseñó que la justicia, la honestidad, el trabajo, el respeto y el amor son los mejores compañeros de vida. Y así decidio vivir, repleta de talento para actuar, ser madre, enseñar, defender los derechos de sus compañeros, de las mujeres, de los mayores y de cualquier causa que removiera su profunda conciencia social.

Es un día triste para todos aquellos que convivimos con ella y conocimos su generosidad y su eterna disposición para escuchar sin juzgar. Hoy no te despedimos, Lili. Hoy le damos la bienvenida a tu legado artístico y a tu humanidad, esa que tanto necesitamos y agradecemos.

Esperanza Silva
Presidenta de Chileactores